Support & Downloads

Quisque actraqum nunc no dolor sit ametaugue dolor. Lorem ipsum dolor sit amet, consyect etur adipiscing elit.

s f

Contact Info
198 West 21th Street, Suite 721
New York, NY 10010
youremail@yourdomain.com
+88 (0) 101 0000 000
Sectores más digitalizados

¿Cuáles son los sectores de la economía española más digitalizados?

CaixaBank Research realiza un análisis sectorial de la digitalización como fórmula para determinar si las empresas españolas están acompasadas con el resto de Europa.

Hablar de digitalización se ha convertido en una constante en los últimos meses. La pandemia ha acelerado los planes de transformación de gran parte del tejido empresarial español, pero las diferencias entre sectores siguen siendo bastante importantes.

El departamento de investigación de CaixaBank, Research, ha elaborado el llamado Índice CaixaBank de Digitalización Sectorial (ICDS) para dilucidar el estado real de las compañías españolas en cuanto a su apuesta en digitalización y en comparación con Europa. «En los cuatro años analizados (2017-2020) observamos que todos los sectores de actividad avanzan de forma notable en su transición digital y ello está permitiendo que España reduzca la brecha que exhibe en relación con los países nórdicos, los líderes en digitalización dentro de la Unión Europea», explican Judit Montoriol y Álex Ruiz, autores del informe.

En concreto, El ICDS permite analizar el grado de digitalización de las empresas españolas para 12 grandes sectores de actividad. Además, desde una óptica sectorial, permite saber en qué sectores es más prevalente una determinada tecnología y en cuáles su adopción es todavía incipiente. Ambas visiones permiten obtener una perspectiva global sobre el proceso de transformación digital en el que está inmerso el tejido empresarial español.

Los más digitalizados

«Cuando se examina el grado de digitalización de la economía española en clave sectorial destacan dos rasgos: que se trata de un proceso que todavía se da de forma desigual entre sectores y que la distancia con la frontera tecnológica europea, sin ser extraordinariamente grande en la mayoría de los casos, tampoco es pequeña. Con todo, si dejamos de lado a los sectores líderes en digitalización, los sectores restantes se asemejan bastante en su grado de digitalización», asegura el estudio.

Como era de esperar por su naturaleza, el sector TIC es el que mayor grado de madurez digital presenta, con una puntuación de 67 sobre 100, muy alejado de los 82 puntos del sector TIC en Finlandia. Lo siguen el sector de actividades profesionales, científicas y técnicas, los servicios inmobiliarios, y las finanzas y seguros. Estosson los únicos cuatro sectores que acreditan un nivelde 50 (sobre 100) o superior en el ICDS.

Según Montoriol y Ruiz, uno de los factores que lastran a los principales sectores analizados en su puntuación es la capacidad de disponer de trabajadores con habilidades digitales. La recomendación de los expertos es que «difícilmente se podrán acumular talento digital si no mejora sustancialmente su disponibilidad, hecho que pasa indefectiblemente por un aumento de la formación, reglada y en la empresa, de nuestros jóvenes y trabajadores en activo en este ámbito. En este sentido, diversas componentes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia el Gobierno (PRTR) van dirigidas acertadamente a reforzar las competencias digitales de los trabajadores y del conjunto de la ciudadanía, un ámbito en el que España tiene un amplio camino por recorrer».

Precisamente, respecto a las acciones de las Administraciones Públicas, tanto Judit Montoriol y Álex Ruiz aseguran que valoran los distintos planes presentados (que movilizarán unos 20.000 millones de euros hasta 2023). «Son ambiciosos y están bien orientados, en el sentido que abordan las principales áreas de mejora que hemos identificado a partir del ICDS, como son la mejora de las habilidades digitales de los trabajadores o impulsar el uso de las nuevas tecnologías en el ámbito empresarial. En efecto, el empleo limitado de dichas tecnologías (como la computación en la nube) es particularmente preocupante en economías como la española, donde las pymes tienen un elevado peso dentro del tejido productivo».

En cambio, auguran que no será suficiente. «En particular, será necesario adecuar el marco legislativo para dotar a los actores económicos de la flexibilidad necesaria para adaptar los procesos productivos al nuevo entorno digital. En ausencia de estas herramientas de flexibilidad, será muy complicado desplegar el potencial de crecimiento que ofrecen las nuevas tecnologías digitales».