trabajo en remoto

Por RRHH Digital 

INFOVA ha impartido un seminario, bajo el formato webinar, sobre el desafío que supone trabajar y liderar a colaboradores de forma virtual. Para ello, primero se abordó la realidad de la situación actual y a qué se enfrentan las personas ante un nuevo entorno laboral, con empleados trabajando desde casa, realizando gestiones con clientes y proveedores deslocalizados. Además, todo ello, bajo un halo de incertidumbre de no saber cuánto va a durar.

Esta nuevas condiciones de trabajo, pueden dar lugar a que la dirección crea que se pueden producir problemas de comunicación, no ven, por lo cual no saben, qué tiempo dedican sus colaboradores al ejercicio de sus funciones o, incluso, que los jefes se van a convertir en un embudo por el que pasan todas las decisiones.

Esta coyuntura puede provocar riesgos tales como que se va hacer un mal trabajo y no cumplir con los plazos por falta de productividad, pasando por no corregir a tiempo desempeños insuficientes, hasta deteriorar el vínculo y el compromiso de los colaboradores. Ésto daría lugar a que el equipo se dotara de un arsenal de excusas para no hacer un buen trabajo.

Aspectos clave para afrontar estos riesgos

Según Gonzalo Martínez de Miguel, CEO y Director del “Acelerador del Talento Directivo” de INFOVA existen una serie de claves:

  • “Dar dirección”, implicar a todo el equipo, que sepa hacia dónde camina, conozca cuáles son los objetivos, los valores y las prioridades. De esta forma, hay mas posibilidades de que todos los que integran un proyecto, estén enfocados en el mismo sentido. Para ello es fundamental planificar y establecer objetivos, verificando los resultados obtenidos.

 

  • Desarrollar personas”, para ello hay que aprovechar las oportunidades que ofrece el día a día para formar al equipo. Los colaboradores se desarrollan principalmente en su trabajo diario, bien dirigidos. Esto supone, además de que se les dé la oportunidad de asistir a cursos de formación, que se les permita asistir a reuniones con clientes difíciles o incluirles en proyectos fuera de su área, darles feedback sobre su desempeño, consejo y acompañamiento. Siempre hay que repartir juego y delegar.

 

  • “Ser referente”Los empleados necesitan tener un profesional que esté al mando y en el que fijarse en aspectos como el compromiso, el respeto a los valores, la excelencia, el cuidado del cliente, la responsabilidad, la madurez, la eficacia, etc., en definitiva, los colaboradores necesitan una persona que sea un referente, un ejemplo a seguir. “Es primordial ser puntual en las reuniones, cumplir los compromisos escrupulosamente y mantener un alto nivel de motivación y entusiasmo”, matiza Martínez de Miguel.

 

  • “Crear las condiciones” para que el equipo pueda hacer de forma óptima su trabajo. Para crear un campo propicio es conveniente extremar la planificación de todo el equipo, mantener un contacto diario con una comunicación fluida, delegar de forma amplia y atender rápidamente la resolución de problemas.

 

  • “Inspirar”. Un líder debe ser capaz de conseguir que sus colaboradores acudan a sus empleos cada día, a poner el corazón en lo que hacen y con la motivación suficiente para dar su mejor versión. Para ello deben conocer por qué es importante enfocarse hacia la excelencia y, para ello, lo primero que deben entender es cuál es el sentido profundo de lo que hacen. A este estilo de dirección de equipos deslocalizados, se puede sumar el “líder Coach” cuyos beneficios se traducen en provocar descubrimientos, potenciar la autonomía y la iniciativa, acciones que consiguen generar el compromiso en los colaboradores.
  • Compartir