escalada salarial perfiles digitales

Montse Mateos – Expansión 

Los expertos en ciberseguridad cotizan a 100.000 euros al año, y los arquitectos de sistemas aumentarán su salario hasta un 15%. Los profesionales digitales son más necesarios que nunca para hacer frente a esta crisis y su escasez anima al alza en sus retribuciones.

“La inflación salarial va a tener una consecuencia directa en la competitividad de las empresas. Las que puedan adquirir ese talento a golpe de talonario van a seguir compitiendo y podrán sacar sus proyectos adelante, creando una especie de “burbuja” en la que empresas con menos recursos se van a ver perjudicadas”. Con esta contundencia responde Virginia Herráez, talent & innovation de Catenon -firma de recursos humanos y selección-, cuando se mencionan las consecuencias de un incremento en la retribución salarial en determinados perfiles tecnológicos que esta crisis está inflando aún más.

Los últimos meses ha puesto en evidencia el déficit tecnológico de algunas empresas y la demanda de estos profesionales se ha disparado. Añade Herráez que “los que no puedan competir en salario tendrán que buscar otras formas diferenciales de atraer a estos profesionales”. Y subraya que “los sueldos seguirán aumentando mientras el pool de candidatos sea escaso y sigan existiendo proyectos que los demanden. Y proyectos no sobran ahora que tenemos que adaptarnos a un nuevo paradigma”.

Los más buscados

Las start up y también las grandes empresas que están digitalizando su negocio son los principales demandantes de estos perfiles, según Alberto Muñoz, director de la división tech&digital en Robert Walters, quien no aprecia muchos cambios en los perfiles que más necesitan las empresas: “Siguen siendo los desarrolladores de software (tanto backend como frontend). Suelen ser ingenieros informáticos o en su defecto pueden haber completado algún curso intensivo de programación. Se les pide experiencia desarrollando software con algún lenguaje de programación en concreto. Ahora parece que Javascript y Python son los más demandados”. En cuanto a los márgenes salariales, Muñoz apunta que los desarrolladores de software con entre 3 y 5 años de experiencia verán aumentar sus salarios entre un 15% y un 20% “partiendo de los 40.000 ó 45.000 euros brutos al año”. Prevé también un incremento entre un 10% y un 15% en los arquitectos de sistemas en la nube “que estaban entre 45.000 y 55.000 euros brutos anuales”.

Sara González Matas, responsable de selección y reclutamiento de Acens, señala entre los más cotizados a aquellos perfiles vinculados con la ciberseguridad -de 40.000 a 100.000 euros-; el big data y el business intelligence -de 55.000 a 70.000 euros-; expertos en UX -de 36.000 a 45.000 euros-; y los expertos en blockchain que, según sus estimaciones, alcanzarán los 90.000 euros. Remuneraciones todas ellas que distan de las que menciona Jacky Levy, socio fundador de la consultora de RRHH Intuitiva.

Explica Levy que hace unos años, un arquitecto de inteligencia artificial en Estados Unidos podría estar ganando alrededor entre 120.000 y 140.000 dólares al año, pero hoy está en percentil 25%, es decir, sólo un cuarto de los profesionales se sitúa en esta cifra, el resto puede llegar a los 200.000 dólares. Sin embargo, aclara que realmente la necesidad del mercado, la escasez de talento especializado con los skills de resiliencia, visión, entender la experiencia del cliente y hacer negocio de esto, “hace que este tipo de profesionales se vean como una gema en el desierto y que las empresas estén obligadas a pagar ese talento”.

Las compañías no son partidarias de entrar en este juego. Antonio Chamorro, director de estrategia en atSistemas, cree que la empresa no debe ofrecer sólo salario. Aunque reconoce que una remuneración alineada con la valía de la persona es clave para cubrir sus necesidades y que se sienta valorada, apuesta por la formación y las políticas de bienestar como herramientas de atracción y fidelización. Por otra parte explica su política de equidad salarial “a través de la cual monitorizamos la existencia de desniveles internos o a la hora de incorporar personas con un talento altamente demandado, a partir de nuestro monitor activamos acciones de upskilling, nivelación salarial o reconocimiento”.

La realidad

No obstante, la escasez de talento disponible para cubrir una oferta al alza anima este incremento salarial. Elena Calvo, talent acquisition manager en S4G Consulting, asegura que los profesionales del sector TIC han experimentado año tras año una inflación salarial respecto al resto de sectores, “provocada en gran medida por la demanda continua y la escasez de talento. En España hay al menos 10.000 empleos vacantes en el sector tecnológico”. Reconoce que tras esta etapa, “es probable que los perfiles más requeridos y de mayor especialización como los de ciberseguridad, robótica, machine learning y big data sean los de mayor inflación, por encima del resto de profesionales TIC”.

En Syntonize señalan a los desarrolladores como uno de los perfiles más demandados. Gloria Valle, directora de talento de esta pyme d e tecnológía formada por expertos en transformación digital nacida hace diez años, explica que esta nueva normalidad en la que hay que reinventarse pasa por digitalizar cualquier tipo de negocio y es propicia a un incremento de demanda de profesionales especializados en inteligencia artificial, big data, gaming… Destaca a los expertos en mejorar la experiencia de usuario, “algo esencial con los cambios que vamos a ver en los próximos meses. Todo ello hará que estos perfiles puedan contar con salarios más elevados, por la alta demanda que habrá desde empresas de todos los sectores”.

La escalada se mantendrá. Carlos Recarte, socio director de Recarte &Fontenla executive search, cree que la única opción para contener esta inflación es que “la compañía piense más en el largo plazo y con un sentido empresarial que en el corto plazo. Es por eso que el baremo para justificar si hay que subir o bajar sueldos, estará muy relacionado con la situación de la compañía, es decir, sector de actividad, compañía familiar, multinacional, etcétera, pero jamás debe olvidar que el éxito es de la empresa. Crear divos es un poco arriesgado, si bien es cierto que hay situaciones excepcionales en posiciones críticas, con genios, que se salen de la equidad. En estos casos es posible hablar de fichajes”.